miércoles, 16 de marzo de 2011

La enésima piedra

Me siento indignado e impotente. Para despertar sentimientos tan patéticos sólo tengo que encender el televisor a las 14.00 horas y ver cómo la información de Libia ha sido relegada a un horrendo segundo plano. En 48 horas todo habrá acabado.
Los grandes de este mundo discuten y discuten; a ellos les da igual. Hace 75 años pasó algo parecido con la II República, y siguió pasando en Hungría, en Camboya, en Argentina y Chile, en Israel-Palestina, en Líbano, en Bosnia, en África entera... Supongo que antes también sucedía, pero no me cuadra a los reyes absolutos atendiendo a cómo entonces llamasen a la opinión pública. Spielberg manifestó la pasividad internacional ante el Holocausto maravillosamente en su magnífica (y terrible) La lista de Schindler, concretamente con la aparición de una enigmática niña de rojo.
Dicen que el ser humano es el único animal que tropieza con la misma piedra; creo que en el camino hay tantas ya, que no se puede avanzar.
¿Qué debemos hacer?

2 comentarios:

Pilar,  17 de marzo de 2011, 9:12  

Estoy totalmente contigo. Es indignante. Y lo peor es que nadie dice nada, ni ellos, ni nosotros, los ciudadanos. Con excepciones, como la tuya. Nuestros dirigentes son sólo el reflejo de la sociedad que conformamos todos, son nuestro reflejo, y lo cierto es que a los políticamente correctos ciudadanos del mundo no les importa ni Libia, ni Japón... sólo "cuando las barbas del vecino vean pelar..." se atreverán a poner las suyas a remojar. Ése es el problema. Pasará como con Bosnia, y como entonces, será demasiado tarde, aunque a la hora de juzgar -a toro pasado- los responsables de altos organismos se sientan en la omnipotencia de condenar a los autores de la masacre, cuando en el momento en que de verdad pudieron juzgarlos y pararlos, no hicieron nada, convirtiéndose en cómplices del magnicidio. Es lo que va a pasar ahora, Es lo que nosotros, los ciudadanos, no denunciamos y con nuestro silencio, estamos condenando a mucha gente, sin tener en cuenta que en algún momento nos puede tocar a nosotros. Pero el espíritu de la República ha muerto y con él la unión de los pueblos en lucha por los ideales.

Jose Rodríguez 22 de marzo de 2011, 16:07  

Al fin intervienen, pero como todos podéis ver, el planteamiento es tan descafeinado que no sé en qué va a quedar. Una encuesta expone que los alemanes son favorables a la intervención; al mismo tiempo, opinan que mejor sean otros los que intervengan...
En fin, menudo lío formado si en el mundo reinase la verdad, y no los intereses.

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP