jueves, 6 de enero de 2011

Carbonero y las campanadas

Escribo de nuevo sobre Sara Carbonero. En la anterior entrada fui una defensora a ultranza del trato discriminatorio que Sara estaba sufriendo sobre su trabajo en el Mundial de fútbol, por razón de GÉNERO.

Ahora es otra cuestión la que trato: su intervención en la retransmisión de las campanadas de fin de año. Ahora sí que se puede afirmar que la pusieron para obtener la cuota de pantalla necesaria para que la de Fuencarral fuese la cadena más vista en los últimos minutos de 2010.

Si hay algo que destaca en el semblante insulso de la joven es su falta de capacidad para contagiar alegría y su escasa integración con sus compañeras de reparto. Si no hubiera sido por Marta el acto hubiera quedado feo, feísimo, puesto que sus compañeras están acostumbradas a un divismo peligroso (mejor disfrazado por Rubio que por Carbonero).

Esta chica quizás no ha profundizado en el análisis de que aunque te respalden en el ámbito de tu trabajo, esto no quiere decir que seas una profesional para todo lo que te echen. Me atrevo a recordarle que este estadío se consigue con muchos años de experiencia y, por suerte para ella porque denota juventud, aún no lo ha conseguido.

Sara: es mejor renunciar a algunos trabajos para no empachar al televidente, así demuestras que, además de tener esa cara tan guapa, eres lo suficientemente inteligente como para rechazar espacios a los que no vas a dar una buena cobertura.

¡¡¡¡¡¡Es que estuvo sosa la pobre!!!!

4 comentarios:

Jose Rodríguez 6 de enero de 2011, 20:53  

En la compañía de Gran Hermano, de Belén Esteban, esta chica no tiene más función que mantener su envidiable tipo. Es un asunto feo, porque mientras miles -millones mejor dicho- de mujeres buscan que las valoren por algo más, las grandes compañías y el público aún demandan el 90-60-90 y las caras bonitas. ¿Qué se puede esparar de la tele de Berlusconi?

MerDomSal 6 de enero de 2011, 23:42  

Lamento deciros que se especula que la exbecaria de Radio Marca es el recambio idóneo para sustituir a Marta Fernández en el telediario de mediodía.

Anónimo,  10 de enero de 2011, 20:37  

Estoy de acuerdo con lo que dices, no se si sabrás que tuvo un gazapo y cuando tenía que dar entrada a los anuncios del nuevo año, se equivocó y dió entrada a los últimos anuncios del año.

José Cabello 15 de enero de 2011, 13:55  

Sin dudar de la profesionalidad de Sara Carbonero, creo que ella misma se está cavando su propia tumba. A la hora de llegar a un puesto bien alto como era el de presentadora de deportes de laSexta hay que tener la cabeza bien fría y saber que si vas a Telecinco, tal y como está hoy en día la cadena de Fuencarral, tal vez quieran contratarte por algo bien distinto a tu profesionalidad. Si una vez en Telecinco das un paso más y te vas a Italia a la cadena de Silvio Berlusconi, tú sabes dónde te estás metiendo y si realmente quieres seguir por ese camino; ya sustituyendo a Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban en las campanadas de Telecinco por su cara bonita (nunca mejor dicho), podemos hacernos una idea de los intereses de Sara Carbonero en la televisión: seguir en la cúspide al precio que sea, no a golpe de profesionalidad.

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP