viernes, 19 de noviembre de 2010

Entre líneas II: Alemania en 1936

¡Es algo indescriptible! ¡Lo nunca visto! ¡Es único e irrepetible! Todo va bien en Alemania; no puede ir ya mejor. No hay por qué preocuparse, ni perder el buen humor ¿Hay crisis? ¿Hay parados? ¿Hay violencia política? ¿Tenemos una República sin sentido de la dignidad, ni instinto de conservación, que se deja ridiculizar ante el mundo por su enemigo más brutal y descarado? Pues éste goza de todos los favores de la gente rica, que sólo conoce un temor: que al goberno se le ocurra requisar algo de su dinero [...]
¡Es algo indescriptible! Caen ministerios y se crean otros nuevos, pero tampoco hacen nada. ¡Qué cosa tan terrible! En el mismísimo palacio presidencial del mariscal Von Hindenburg, los grandes latifundistas conspiran contra una República temblorosa. Los demócratas aseguran que el enemigo está a la izquierda. Los responsables del orden público, que se dicen socialistas, ordenan diparar a los obreros. No se hace nada, sin embargo, por acallar los desagradables ladridos de quien diaria e impunemente reclama la picota y el fin sangriento para el "sistema".

Mefisto, de Klaus Mann, (18 de noviembre de 1906-21 de mayo de 1949)

0 comentarios:

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP