martes, 14 de septiembre de 2010

EE.UU. y Arabia Saudita, una nueva incoherencia

De nuevo, los Estados Unidos demuestran que su “guerra contra el terror” es una sarta de mentiras. Hoy los medios se han hecho eco de que el gabinete Obama y el reino saudita se acercan a un acuerdo con el fin de proveer de material bélico al país arábigo. El por qué de semejante decisión se explica por el vecino Irán. Hay que dotar de armas a una oligarquía absolutista para poner freno a la república jomeinista.

Esto crea una paradoja bastante llamativa: si la lucha contra Irán se debe a que el régimen de los ayatolás se comporta de facto como una dictadura, ¿su oponente debe ser la monarquía encabezada por Abdulá bin Abdulaziz? Recordemos que la doctrina oficial de Arabia Saudita es el wahhabismo, una rama integrista de sunnismo, cuna ideológica de al Qaida; asimismo, el reino proclamaba su amistad con el Afganistán talibán hasta que EE.UU les declaró la guerra. Además, como recoge el informe de Amnistía Internacional, en el país asiático se vulneran los derechos humanos con una asiduidad pasmosa. Una de sus más llamativas censuras es, por ejemplo, la prohibición del cine.

En consecuencia, si lo que se busca es anular la tiranía, no debiéramos alentar otra aún más cruel y penosa. Pero, como siempre, lo que mandan son los petrodólares. En lugar de expandir la pluralidad, alimentar un régimen opresor en el que es seguro que no habrá intentonas democráticas.

Así nos va.

0 comentarios:

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP