lunes, 30 de agosto de 2010

Vuelve a la vida gracias al amor de su madre.





Los doctores le dieron a Kate Ogg la peor noticia que le pueden dar a una madre: que uno de sus gemelos, nacidos de forma prematura, había muerto.

Durante 20 minutos, los médicos intentaron salvar al pequeño, que nació a las 27 semanas y pesó sólo 2 libras, pero sus esfuerzos fueron en vano, según publicó el diario Daily Mail.

La madre, destrozada, tomó en brazos a su hijo y, durante dos horas, entre caricias y besos, le dijo cuánto lo amaba. en ese momento ocurrió el milagro.

Al principio, dio señales de vida, respiró, pero los médicos dijeron que había sido un reflejo. Sin embargo, Kate le dio un poco de leche materna con su dedo al bebé y este empezó a respirar.

"Después el bebé abrió los ojos, tendió la mano y agarró el dedo. El médico sólo decía: "No lo puedo creer, no lo puedo creer"

¿Qué no puede mover el amor puro que se le profesa a un hij@?

0 comentarios:

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP