domingo, 11 de julio de 2010

La discreción del arquitecto

Norman Foster, premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2009, costea en la actualidad la construcción de una escuela pública en Sierra Leona, "el país más peligroso del mundo", tal y como él mismo lo ha definido. Con la idea de conseguir un edificio luminoso, amplio, bien ventilado y construido con técnicas y materiales del país -ejemplo de ello es que los muros estarán hechos de vigas de madera y ladrillos de barro-, Foster se ha propuesto revolucionar el concepto de educación en África. Para el arquitecto, esta experiencia supone un reto "emocionante" puesto que "este trabajo que nos ha acercado a la arquitectura vernácula, a la arquitectura sin arquitectos”.

0 comentarios:

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP