viernes, 18 de junio de 2010

Muere un sabio

Desde aquí lamentamos profundamente el fallecimiento de José Saramago, Premio Nobel de Literatura 1998 y uno de los hombres más lúcidos que ha dado el siglo XX.


He aquí algunas de sus frases en torno a la muerte, de las que podemos extraer su postura cabal y su eterno convencimiento de que hay que enfrentar el momento final con "alegría":

- "Nuestra única defensa contra la muerte es el amor".

- Su libro,
Las intermitencias de la muerte fue escrito con alegría, "una alegría que no sólo viene del tono irónico, sarcástico a veces, divertido, sino porque es como sentirse superior a la muerte y decir estoy jugando contigo".

- "Si no hubiese muertes,
como el tiempo no pararía, las personas envejecerían y quedarían en una situación de vejez eterna".

"Todo sería un desastre. Por lo tanto, roguemos para que la muerte no desaparezca".

-
"Cuando nací, la esperanza de vida en mi aldea era de 35 años, y dentro de tres semanas cumpliré 83, por lo que ya me siento entrando en la eternidad",

- "Sería horrible que fuésemos inmortales en esta vida. Con la muerte nos prometen la vida eterna en otra vida y la Iglesia nos dice que contemplaremos al Señor, y me parece que contemplar la cara del Señor para toda la vida es un poco fuerte".

- "Una persona que se suicida usa un derecho sobre su propia vida. Nadie le puede negar eso, sea cual sea la autoridad que se oponga, civil o religiosa". "En nombre de quién la sociedad se niega eso, nadie puede decir no a la eutanasia".

2 comentarios:

Router Boys 19 de junio de 2010, 22:58  

Sabía que no ibas a fallar. Bonito artículo. Se echarán en falta nuevas obras suyas. Dejará una profunda huella en todos nosotros... ya la ha dejado.

Anónimo,  20 de junio de 2010, 20:17  

Me avergüenzo profundamente de que el diario vaticano, "L'Osservatore Romano, haya despedido con críticas al recién fallecido escritor portugués.

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP