jueves, 8 de abril de 2010

Paso de ti política

A estas alturas de la película no quiero yo erigirme cual Émile Zola para ponerme a acusar a nadie. Ni siquiera para ser alarmista, pesismista o cualquier cosa que acabe en -ista que no sea periodista o mileurista, aunque a estas últimas máximas aspiramos.

Bien, pues a lo que me refiero creo que es el relato de nuestras vidas y de como somos así de "agradecidos". Hablo de la desafección política por parte de los jóvenes. Salió el pasado verano, el famoso estudio -si no me equivoco- que habla de la conocida como Generación Ni-Ni, que ni estudian ni trabajan. Se supone que los que por aquí escribimos somos de la Generación X e Y. Que creo yo que supone no sólo una clasificación por años de nacimiento si no porque estudiamos y trabajamos o hemos estudiado y no trabajamos. También puede que sea por la cantidad de letras de las hipotecas que nos esperan y por eso el final del abecedario, no sé.

Entendemos los escándalos políticos de unos y otros partidos, la pérdida de valores en nuestra sociedad, el poder de la televisión como modelo social y por supuesto esa cultura del mínimo esfuerzo. Reflexiono y pienso: "coño si a nosotros nos vendían que íbamos a ser los mejores del globo, los más preparados, los que el mundo era nuestro para nosotros ya, al momento". Y ahora resulta que una mierda impresionante para nosotros. Los que queremos, no nos dejan los que no quieren.

Explico la teoría pero no es complicada habiendo explicado antes los conceptos de tener como modelo de vida a Belén Esteban o a un tal Rafa que sale en la tele y que "se las folla a todas". Falsos imaginarios de que sin esfuerzo se tiene todo o de que siempre te salve papá en el último minuto demuestran una sociedad joven malcriada, acomodada y descreída y despreocupada de su clase política. La que gobierna, la que decide. Años y años de lucha y de dictaduras, para acomodarnos tanto tanto en nuestro sillón con nuestra tranquilidad pasmosa de pensar que venimos de vuelta de todo y de nada.
"En lugar de somos pobres, nos manejan mal, en nuestro caso corresponde el somos jóvenes nos dejamos manejar"
En una ocasión, cierta joven colega de profesión periodística, me criticaba que fuera tan crítico con los poderes del Estado y que anduviera todo el día hablando de conspiraciones de un lado y otro del Congreso o de una punta a otra con pelotas sin final que hablaban de política, incompetencia, ladrones y prevaricadores. En aquel momento me di cuenta de que ella no sólo no había entendido la profesión de periodista de raza sino que además se había dejado llevar por el hastío que los propios políticos "quieren" provocar en nosotros para que no estemos pendientes de ellos.

Somos pobres nos manejan mal, rezaba parte de una canción de los mexicanos Molotov. En nuestro caso será somos jóvenes, pero nos dejamos manejar. Cuanto más formados y preparados menos queremos porque menos nos dan para hacer. Justo lo que nos falta a nosotros es demostrar que ni todos somos NiNi, ni la gente ha dejado de comprometerse con los movimientos políticos que benefician el bien común de España.

Ni llamo a las barricadas, ni soy un revolucionario ni un radical. Creo que no soy del todo un NiNi, pero que no quiero que mi futuro sea todo un continuo NoNo por el inicio de declive que inicia la clase política y que necesita reciclarse o retirarse. Para ello es importante que lo jóvenes estemos cerca para ver que se hace con nuestras cosas que son las de todos, estar comprometidos es hacerse una opinión, escoger un partido o tener ideas propias. Estar comprometido es sentir que uno puede cambiar las cosas y que quiere hacerlo.

Llamadme utópico pero la tontería más grande en una democracia que es hablar de política tomándose un café, se ha perdido, no es que sea costumbre obligada, es que demuestra el interés y el sentirse afectado por la política. La culpa esgrimarla a muchos sectores como políticos e influida por otros factores como medios de comunicación, mundo del entretenimiento e incluso el mundo de la educación, pero al final la culpa de lo que hagan con nosotros es sólo nuestra.

Algo huele a apolillado en España y tarde o temprano a nuestra generación, no sólo la NiNi o nene, nos tocará tirar del carro. Ahora es dificil hasta para encontrar un trabajo, actuemos en consecuencia y con conciencia de futuro.

7 comentarios:

MerDomSal 8 de abril de 2010, 15:44  

Hace poco leí que en la antigüedad las personas estaban dispuestas a hacer muchos sacrificios por mantener el ejercicio de sus derechos políticos pues así entendían que se acercaban a la libertad. Hoy, en cambio, consideramos que somos más libres cuanto más tiempo nos dedicamos a nuestros asuntos privados. ¿No será que nos estamos equivocando al relajarnos y dejarnos guiar por unos pocos?

Jose Rodríguez 8 de abril de 2010, 18:38  

Un gran artículo que ya he recomendado a todos mis conocidos. No soy de la NiNi, más bien de los "¿Y ahora qué?", después de prepararnos, no sabemos qué hacer con nuestras vidas. Completamente cierto, "Nos dejamos manejar". O repetimos lo que dicen desde el poder o repetimos la cantinela "paso de los partidos; no me interesa; me aburre". Somos unos niñitos aburguesados, pese a que nuestros padres curren de sol a sol, que piensan más en cómo gartarse los puntos del móvil que en preocuparse en cómo anda el mundo. Posiblemente, para romper el status quo sean necesarias iniciativas como este blog, que salgan de la espiral. Soy pesimiesta, y creo que aquí llegará un populista, tipo Berlusconi o Chávez, y se quedará per secula seculorum.

KaiDohMaru 8 de abril de 2010, 21:13  

El Psoe se creó de una pandilla de amigotes que se iban de cañas o que quedaron para comerse una tortilla, era otros tiempos.
Nuestra generación en si no es indiferente pero es cierto que nos tienen cansados y quemados, esos grandes caciques tanto en la política como en las grandes empresas, esos peces gordos que nos frenan el avance e impiden que demos lo mejor de nosotros.

No me identifico con ninguna ideología en concreto pero cuando alguien me dice que cuando llega el momento de votar no lo hacen o su voto es en blanco me pregunto ¿Tú eres de los que después se manifiesta porque no le gustan los cambios? Mójate, cree en algo y defiéndelo pero quedándote quieto sólo conseguirás que otros decidan por ti.

Un beso y ánimo, no todo está perdido. Dale las gracias a J.A.R. porque fue él el que me envió este enlace.

Isa la palermitana,  9 de abril de 2010, 17:07  

creo que el problema es que tenemos internet y vuelos baratos, y que está de moda "ser joven". Está tan de moda que en la publicidad ves a una tía delante de una tienda de bebés y que el novio se acojona, pero luego se pone contentísimo, que la tía estaba mirando los zapatos de la dependienta y no las cunitas, hombree!!...nos dicen yo a tu edad ya tenía hijos y nos reímos pensando "qué suerte tenemos" en lugar de pensar, joder, yo no podría comprar ni los pañales....Con mi contrato, ni siquiera sé si el año que viene me podré pagar una habitación para mí, como para pensar en hipoteca con perro.Pero bueno, si te deprimes siempre te queda la filosofía contemporánea, que te dice que mola un puñado porque estamos de moda...Aún somos jóvenes, qué más da que no podamos comprarnos la casa?? tenemos para ir al zara!!lo de pensar en el futuro con seriedad es de aGüeletes aburridos. Antes existían los proletarios. Ahora nos contentamos con un billete de autobús para Alemania y poder escribir en el facebook.Casa no ibamos a tener, de todas maneras, y lo de la prole,es que te entra la risa floja sólo de pensarlo.
Creo que en este mundo tan grande uno se siente muy pequeño e impotente, que nos sentimos continuamente manipulados, y todo tiene que ver con el hecho de que la política no tendría que haber sido jamás una cosa en sí, sino un espacio donde plantear problemas y buscar soluciones, sin buenos ni malos, sin mentiras, sin partidos. Sólo pensar y actuar, y ver en qué se falla para arreglarlo, midiendo los resultados al modo de los científicos.
Y política no tendría que ver con mandar, porque mandar es ponerse por encima, competir, ganar, una idea muy de nuestro tiempo. Ahora digamos mamarrachadas de profesora de parvularios cursi: Quizás para cambiar la política habría que enseñar a la gente que las cosas no se ganan o se pierden, sino que hay que intentar que todos ganen.

Anónimo,  11 de abril de 2010, 23:19  

Muy actual el artículo.
Se me ocurre ¿porque no cambian los partidos la ley electoral para que cada persona sea un voto??? para cambiar la desigualdad que existe entre lo que vale un escaño a un partido o a otro.
Puede ocurrir que el PSOE en un alarde de prepotencia en connivencia con su PP, le entregue el mando de éste pais a la derecha precisamente por la ley Dohn't.
Todo esto viene al caso porque veo lógica la postura de l@s jóvenes, ya que por ser la generación más preparada de la historia de España, no quieran ni aproximarse a la política tal cual se entiende en la actualidad.

POTI 11 de abril de 2010, 23:36  

Sinceramente llego incluso hasta a creer que existe una trama importante oculta que se encarga de la "idiotización de masas" mediante canales de información (por ejemplo la televisión), las modas... Que hace a la gente preocuparse de problemas como la dramática situación por la que atraviesa el famoso de turno y olvidar problemas de vital importancia que realmente nos harían levantarnos de nuestro hoy tan mullido sofá.

Jose Rodríguez 13 de abril de 2010, 15:43  

Esta película me ha recordado el artículo: La noche de los lápices. Dejo aquí el enlace:
http://www.youtube.com/watch?v=M9S3737Lf9M&feature=PlayList&p=5C5E35CBD8465FC0&playnext_from=PL&index=0&playnext=1

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP