sábado, 13 de marzo de 2010

¿Qué pasa más allá del Sáhara?

La mayoría de las ocasiones en que tenemos noticias de más allá del Sáhara, como no podía ser de otro modo, es en los telediarios. La información entra contra nuestra voluntad, y pasa rápido, no vaya a quedarse. Se nos presenta un resumen de matanzas, genocidios, golpes de estado, guerras, pobreza, pateras, hambre, enfermedades y moscas que nos repugna sobremanera. No nos es desconocida la frase “¿por qué pondrán esto a la hora del almuerzo?”, que seguramente todos hemos pronunciado. Acto seguido, fulanito de tal, con traje de marca a medida enumera las ayudas que va a enviar el gobierno o la organización internacional a la que pertenece. No olvidemos a la estrella de turno, que abandona por un día su habitual glamour hollywoodiense para tomar en brazos a niños con malaria. ¡Qué alma la suya! ¡Qué buena es! Da igual que gaste en una sesión estética lo suficiente como para sacar el poblado en que se encuentra de la miseria, nosotros la amaremos forever.

Para los que siguen pensando después del obsceno espectáculo -si tal cosa ocurre realmente-, la cuestión a plantear es: ¿cuáles son los motivos de esas guerras e injusticias?

Bueno, para todo autoproclamado occidental repleto de orgullo autocomplaciente y fariseo la respuesta es obvia: los subsaharianos –bonito eufemismo para decir negros- son todos unos bárbaros. El progre de turno que haya visto hace poco Hotel Rwanda comentará algo sobre hutus y tutsis, otro que se haya tragado Diamantes de sangre hablará de piedras preciosas. Ambas cintas están muy bien, aunque no contestan a toda la verdad.

En mi caso, tropecé con la punta del iceberg por medio de la Fundación Madrazo, una pequeña ONG dedicada a la cooperación internacional que trabaja, entre otros sitios, en Kivu Norte, República Democrática del Congo (R. C. Congo). Éste no es lugar para lecciones de Historia, de modo que seré breve.

Todo comienza cuando las potencias deciden retirarse, pero manteniendo el control económico. Gracias a una población todavía inmadura en valores democráticos, el plano político es ocupado por una serie de señores más interesados en enriquecerse que en mejorar sus países. Las tácticas populistas son efectivas.

Pero, ¿tanto dinero producen los países más pobres del mundo? En realidad, los recursos naturales, fundamentalmente minerales, de países como R. C. Congo suministran al resto del mundo: zinc, cobalto, oro, diamantes y, en los últimos tiempos, coltán –aleación natural de la columnita y el tantalio, indispensable para la fabricación de los condensadores electrolíticos de los aparatos digitales: móviles, videoconsolas, etc.

A los corruptos les hacen frente señores de la guerra que quieren llevarse su tajada y morir retirados en el extranjero, como Mobutu Sese Seko. Para ocupar a sangre y fuego un territorio del que sacar provecho, los generales son apoyados por las naciones vecinas –como a Nkunda le favorecía Kagame, hasta que el presidente ruandés cambió de lealtades y cooperó para arrestar al general tutsi-, que les ponen en contacto con traficantes de armas de países ricos. Mientras una serie de compañías hacen el agosto con sus extracciones, a los civiles que les den.

Finalizo con un vídeo muy corto, que ilustra con datos mis palabras.


5 comentarios:

Margarita 14 de marzo de 2010, 9:01  

Soy una profesora de física y química del IES "Poeta Julián Andúgar" (Santomera-Murcia). Mis alumnos de 4ºDiversificación han elaborado un vídeo en el que a través de imágenes tratadas digitalmente, audio y un mapa de conceptos, consiguen explicar claramente el problema de la extracción de este conflictivo mineral en el Congo. El vídeo se ha publicado en distintos portales, uno de los enlaces es:
http://www.tu.tv/videos/por-el-coltan-ma-to


Un saludo desde Murcia.
www.iespoetajulianandugar.es

Manolito 14 de marzo de 2010, 12:10  

Eres Jóse, "el niño"?

Manolito 14 de marzo de 2010, 12:11  

Acabo de llegar de Haití, unmes trabajando, así que puedo darte muchísimos datos sobre la mal entendidas "cooperación" internacional...

POTI 14 de marzo de 2010, 14:31  

Me parece interesante el articulo pero no creo que haya que juzgar a nadie por lo que gaste, ya que, personalmente, no creo que consigamos nada con individualidades y por muy interesadas que parezcan, bienvenidas sean. Pero, en cambio, si creo que los culpables de toda esta trama sean los gobiernos avidos de poder y riqueza, un saludo

Jose Rodríguez 14 de marzo de 2010, 15:18  

Gracias por vuestros comentarios. Poti, lo que dices es lo que he querido exponer. El individuo no crea injusticia voluntariamente, pero si es cierto que el egoísmo en que estamos sumergidos -yo el primero- potencia esas injusticias.

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP