martes, 16 de febrero de 2010

RETROCESO

Una vez más el arte retrocede por imposición religiosa. Una vez más se vuelve a palpar la época de la Inquisición en nuestro país. Todo tiene una explicación y esta es muy sencilla. Ante la polémica suscitada por la exposición "Circus Christi" y, dado que no es posible garantizar la seguridad de la misma ni de su autor, Fernando Bayona, el vicerrector de Extensión Universitaria de la Universidad de Granada, Miguel Gómez Olivier acordó ayer clausurar la mencionada exposición.
Por otro lado la UGR declara que no ha subvencionado, tal y como ya ha desmentido el propio autor, dicha exposición, ni a través de becas ni de ninguna otra forma.
Para acabar con el comunicado, la Universidad de Granada lamenta que "debido a las noticias aparecidas en algunos medios de comunicación, se hayan sentido heridos los sentimientos y las convicciones de un elevado número de personas". Pero...

¿De Dónde viene todo esto? ¿Cuál ha sido la causa de tantos "heridos"?

Fernando Bayona (Linares 1980) presentó el pasado 12 de febrero la muestra "Circus Christi" en la Corrala de Santiago, donde iba a permanecer hasta el próximo 5 de marzo.
Es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada y realizó un Master de Fotografía y Diseño Visual en Italia.
"Circus Christi" es un trabajo formado por catorce fotografías que se corresponden con las catorce estaciones del Vía Crucis. Ofrece una réplica fotográfica de los relieves que se colocan en las iglesias y que servían para narrar el Nuevo Testamento. Sin embargo, la historia que Bayona relata en sus imágenes constituye una lectura personal y posmoderna del texto bíblico. Ha querido dar más protagonismo a la mujer, destacarla en un primer plano, como figura central, frente a su papel secundario en el Nuevo Testamento.
La Virgen maría en las estaciones del artista se transforma en una prostituta situada en la carretera de Jaén, a la puerta de la Casería Ntra. Señora de la Piedad. Conoce a San José, que es un camello, un don nadie, y tiene un hijo al que presenta en el templo, en un prostíbulo. Este joven crece y decide iniciarse en el sexo con María Magdalena, pero no le gusta y se hace gay.
¿Cómo podría difundir su palabra y doctrina? Nada mejor que con un grupo de rock, el Circus Christi, que da título a la muestra, por eso comienza la exposición con el cartel del concierto.
A la escena del "recital-sermón" le siguen imágenes donde se muestra una santa cena, que tiene como centro una mujer; la pasión y muerte, en un quirófano; la resurrección; y una particular "piedad". El relato culmina con la escena de Santo Tomás en un "after". Y todo ello con la estética y mundo del artista jienense.

He aquí el "problema". Pese a que ha hecho correr ríos de tinta en la prensa y en los foros de internet, a que al autor le han llovido las amenazas por teléfono y correo electrónico y a que varias asociaciones granadinas han pedido su clausura, la muestra sólo ha recibido la visita de 38 personas en estos cuatro días. ¿Cómo ha podido entonces "herir" los sentimientos y las convicciones de un "elevado" número de personas?

Una vez más se produce un ataque a la libertad de expresión por motivos religiosos. No se puede entender como esto ha podido provocar tanta "herida" cuando la exposición se encuentra en un espacio cerrado donde sólo van a visitarla los que quieren. ¿A quién le pude molestar semejante situación? Ya que con no visitarla es suficiente. Además que son otros los que ocupan el espacio público con sus manifestaciones, sin que quienes no las comparten puedan expresar su contrariedad por ello.
La Asociación Granada Laica se pronunció al respecto diciendo que: "la Universidad no puede sentirse presionada por estas peticiones y como institución científica y cultural debe promover la ciencia y la cultura sin los condicionantes que en otro tiempo limitaron el libre desarrollo del pensamiento, el arte y la cultura". Además quisieron mostrar su "apoyo solidario al autor ante las amenazas que está sufriendo por ejercer su libertad de expresión y reclamamos de las autoridades la defensa y protección de los derechos que le amparan".

Desde aquí me quiero sumar al apoyo solidario de Granada Laica hacia Bayona y reivindicar, una vez más, la libertad de expresión como un Derecho Fundamental y necesario en una democracia.

Aquí os dejo su página web para todo aquel que le interese ver sus obras: www.fernandobayona.com

3 comentarios:

POTI 19 de febrero de 2010, 23:40  

Estoy hasta el gorro de que la religión se crea el centro, el ombligo del mundo, y se crea con derecho a juzgar y mucho menos condenar nada. Deberían de tener un mínimo de honestidad, y empezar a entender que deben de meterse en asuntos religiosos y punto. El aborto es un tema medico, no religioso. El sexo es un tema de salud, no religioso, pero amiga, deberían de no meterse en temas culturales y menos sabiendo que son subencionados por el pueblo, al que año tras año atracan metiendo las manos en las arcas del estado. Solo puedo sentir vergüenza y repugnancia ante estos hechos que no solo nos privan de nuestras libertades, si no que nos degradan como personas regulando la información que podemos adquirir.
Sugiero Apostasía a todo aquel que este en desacuerdo con estos impresentables.

Esther 21 de febrero de 2010, 11:53  

Te doy toda la razón. Ya cansa que por narices quieran imponer su silosofía de vida o sus creencias al resto de personas que no creemos en la iglesia. Son ellos los que no respetan la libertad de creencia. Espero que algún día la religión en este país pase a otro plano menos significativo y no puedan imponer absolutamente nada.

POTI 25 de febrero de 2010, 12:39  

Comparo la religión con el tabaco. El dilema no deberíamos tenerlo los no fumadores para que no se fume en los sitios públicos, si no que debería estar prohibido fumar y los fumadores deberían ser quienes se quejasen para que los dejáramos fumar en sitios públicos

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP