jueves, 25 de febrero de 2010

La mente de un recién nacido

Nosotros adquirimos los conocimientos con nuestra inteligencia mientras que el niño los absorbe con su vida psíquica. Simplemente viviendo, el niño aprende a hablar el lenguaje de su raza. Es una especie de química mental que opera en él. A este tipo de mente se le denomina "Mente Absorbente". Resulta difícil concebir la facultad de la mente infantil pero, sin duda, la suya es una forma de mente privilegiada.
El movimiento es otra de las conquistas maravillosas del niño. El recién nacido yace en su cama durante meses pero, transcurrido cierto tiempo, camina, se mueve, goza, es feliz. El lenguaje penetra en su mente con toda su complejidad, así como el poder de dirigir sus movimientos según las necesidades de su vida. Aprende con sorprendente rapidez todo lo que se halla a su alrededor; costumbres, religión, se fijan en su mente de forma estable.
La parte más importante de la vida no es la que corresponde a los estudios universitarios, sino al primer período que se extiende desde el nacimiento hasta los seis años porque es en este período cuando se forma la inteligencia y el conjunto de las facultades psíquicas.
La "mente absorbente" se desarrolla desde cero hasta los seis años. Este período tiene dos subfases distintas: desde cero a tres años, el niño muestra un tipo de mentalidad a la cual el adulto tiene difícil acceso y, de hecho, no existen escuelas centradas en el estudio de estos progresos; ellos no recuerdan las cosas de este período pero sí pasan al Mneme, o sea, a la memoria inconsciente. La otra subfase: desde los tres hasta los seis años, en la cual el tipo de mente es el mismo, pero el niño empieza a ser particularmente influible. Este período se caracteriza por las grandes transformaciones que se suceden en el individuo. Para convencerse de ello, basta pensar en la diferencia que existe entre el recién nacido y el niño de seis años. De los tres a los seis años el niño tiene mente absorbente consciente, o sea, que recuerda las cosas de este período.
Solo espero ser un buen ejemplo para mi hija.

1 comentarios:

Anónimo,  25 de febrero de 2010, 21:08  

Sin duda con esta inquietud que demuestras por conocer el desarrollo evolutivo de tu hija, tienes ganado al menos la comprensión del proceso de su desarrollo.
Enhorabuena por ser papá,es una experiencia inigualable y maravillosa

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP